Bien sabemos que el sueño primordial de un ser humano es el de tener la titularidad o ser dueño de una vivienda, sueño que en nuestro país cada día es más distante por el alto costo de la vivienda, pues la inflación ha disparado los precios, y no solamente eso los constructores de hoy en día diseñan espacios muy diminutos por los escases del suelo Urbano.

Situación que se agrava día a día, el afán del constructor en hacer dinero se olvida de tener en cuenta las normas del código de la construcción y sobre todo que usa materiales de baja calidad en cuanto a estructura arquitectónica. Pues a decir verdad tómese el tiempo necesario para encontrar la mejor opción 

Por ende, querido lector, al momento de comprar una vivienda debe de tener muy en cuenta muchos factores tales como la zona residencial, licencias de urbanismo, permiso de captación de fondos si el producto se encuentra en urbanización, etc. Factores que son muy primordiales al tomar la decisión de compra no tenerlos en cuenta trae a futuro grandes consecuencias.

Eso, por un lado, también debe de tener en cuenta es la parte jurídica del inmueble tal como lo es:

Certificado de libertad del inmueble, del cual se debe de pedir al propietario del inmueble, este documento da toda la información jurídica del inmueble en cuanto a la tradición del inmueble, del cual describe las diferentes anotaciones registrales ventas, hipotecas, reservas de dominio anticresis, embargos, patrimonio de familia, afectación a vivienda de interés social es muy probable que usted no conozca del tema legal lo mas recomendable es que tome la asesoría de un abogado. 

Como segunda medida, ya una vez analizada la parte física del inmueble y la parte legal, puede hacer la respectiva negociación de acuerdo con su capacidad presupuestal del cual, puede cerrar el negocio y suscribir el contrato promesa de compraventa o precontrato del cual se legaliza con el contrato solemne de contrato de compraventa. Cuyos documentos que se deben allegar a la notaría son los siguientes: Copia de la escritura del inmueble, certificado de libertad, paz y salvo de impuesto y valorización, copias de las cédulas de las partes que van a firmar el aco jurídico. 

Cabe recordar, que el contrato de compraventa es la legalización o perfeccionamiento de la promesa de compraventa del cual es la sesión de la titularidad y la posesión del inmueble prometido en venta por parte del promitente vendedor al promitente comprador acto jurídico que se lleva ante una notaría.  Cuyo acto implica unos costos notariales que consisten en un impuesto de retención en la fuente que es cubierta por el promitente vendedor y unos derechos notariales que son sufragados por el promitente vendedor y comprador, los gastos registrales los sufraga el comprador.

Una vez firmado el acto jurídico, la mayoría de notarias se toman de 5 a 10 días hábiles para revisar y firmar por parte del notario, del cual usted como comprador puede pasar a la notaría para retirar la respectiva  escritura,  revise los documentos antes de salir de la notaría, en el paquete que le entrega el funcionario debe de contener boleto para cancelar el impuesto de registro que se hace ante beneficencia Departamental, tres copias de la escritura una para la Oficina de Registro de instrumentos Públicos, otra copia para el IGAC y la otra para usted, una vez pagues el impuesto de beneficencia se dirige a la Oficina de Registro de Instrumentos Públicos de su localidad para hacer el respectivo pago de derechos de registro, en este ente hace la respectiva calificación del acto jurídico y si el contrato cumple con lo exigido con la ley 1579 del año 2012, se hace la anotación del acto jurídico en el folio de matrícula del inmueble adquirido.